Si se produce un daño o deterioro en una vivienda alquilada, ¿a quién le corresponde asumir las reparaciones?

deterioro

Si se produce un daño o deterioro en una vivienda alquilada, ¿a quién le corresponde asumir las reparaciones?

El arrendador debe asumir, sin derecho por ello a elevar la renta, todas las reparaciones que sean necesarias para conservar la vivienda, salvo cuando la reparación sea fruto de un deterioro imputable al arrendatario.

Cuando una obra vaya a durar más de veinte días, el inquilino tiene derecho a una disminución en la renta proporcional a la parte de la vivienda de la que se vea privado. Las pequeñas reparaciones fruto del desgaste por el uso ordinario de la vivienda serán de su cargo. Habrá que determinar cuál es la frontera entre reparación necesaria y pequeña reparación consecuencia del desgaste normal, que se determinará caso a caso mediante diálogo entre las partes.

En los casos en que no es posible retrasar la realización de las obras de conservación del inmueble hasta que concluya el contrato de arrendamiento, tendrás que aceptarlas. Si éstas se extendieran durante más de 20 días, el inquilino tiene derecho a que la renta se le reduzca en proporción a la parte de la vivienda que no pueda utilizar.

Cuando las obras deban realizarse de forma urgente (para evitar daños graves e inmediatos), las puede efectuar el arrendatario siempre que se lo comunique al propietario.

Si las obras de conservación han sido ordenadas por la autoridad competente y su realización hace inhabitable la vivienda, el arrendatario puede optar por suspender o extinguir el contrato sin derecho a percibir ningún tipo de indemnización.

Las obras de mejora son aquellas que afectan a la higiene, salubridad y comodidad del inmueble y de sus ocupantes. El arrendador tiene la obligación de notificarte la obra por escrito, con al menos tres meses de antelación y debe indicar por escrito y de manera fehaciente la naturaleza de la obra, fecha de comienzo, duración y coste previsto. En ese supuesto, el arrendatario tiene el plazo de un mes desde la notificación para desistir del contrato.

Salvo pacto en contrario, el arrendador podrá elevar la renta si el alquiler de la vivienda ha tenido una duración mínima de 3 años y las obras se realizan con posterioridad a dichos 3 años. Al término del contrato de arrendamiento, el arrendatario no podrá pedir en ningún caso compensación adicional por el coste de las obras realizadas en el inmueble.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR